LA PISTA MALDITA


Autor: PREGONERO

Fecha publicación: 18/03/2022

Relato

LA PISTA MALDITA
Érase que se era en un pequeño pueblo cercano a los pirineos un grupo de niños cuyo líder se llamaba Alexandre (debido a que había nacido en Francia, pero se había criado en ese pueblo) un niño de estatura media, con los labios carnosos y el pelo de una longitud que normalmente era mayor a la del pelo de los otros niños que él conocía, también tenía la nariz de tamaño medio y la frente no muy grande, con unas cejas marcadas en su, extrañamente morena cara. Se dirigían a la pista de esquí del pueblo a echar una carrera contra sus grandes competidores, que extrañamente se hacían llamar los lobos de la nieve, el grupo estaba nervioso eran cinco contra cinco los demás llamados Agnès, Robert, Adelaide y el único español del grupo: Alfonso; se dirigieron indecisos al lugar del encuentro, escondiéndose temerosos de sí mismos detrás de su líder por si se avecinaba algún peligro, y, allí los estaban esperando ansiosos de por fin ganarles ``los lobos de la nieve´´ .
¡Tres, dos, uno! Resonó en la inmensidad antes de que aquellos grupos rivales se lanzaran en la pista llena de nieve, los dos grupos iban a una velocidad nunca antes vista al fin, llegaron a la meta estuvieron esperando por unos minutos al equipo contrario para acordar otra carrera pero, no aparecieron, los cinco niños intrigados fueron a ver qué había pasado solo quedaban los rastros de sus esquís que en un momento desaparecieron misteriosamente, ``cuando yo los vi estaban detrás nuestra con caras de esfuerzo´´, dijo Alfonso en una mezcla del francés y el español que solo entendían ellos, Alexandre, Adelaide, Robert, y Agnès opinaban lo mismo y, decidieron ir a explorar la pista, a ver si descubrían que le había pasado a los rivales en medio de la corta carrera, uno de sus primeros pensamientos fue, que: se habían chocado contra un montón de nieve en un intento desesperado de adelanto cayendo así por el borde de la pista, pero lo que no se imaginaban era lo que posteriormente descubrirían, a pesar de la hora tan tardía y el frío que sería capaz de helar las venas y arterias de un humano siguieron recorriendo la pista llegaron tras una larga caminata que pareció interminable a el último rastro visible de los esquís del equipo contrario, cuando de repente Alfonso descubrió un agujero que daba a un largo sendero que conducía hacia un desconocido destino temerosos de la ira del rastrero temporal fueron descendiendo por el largo sendero. El camino se empezó a iluminar con un tono verdoso, un tanto fluorescente que parecía provenir de unas plantas que sobresalían notoriamente de las gigantescas paredes de lo que parecía ser una caverna el sorprendido grupo decidió entonces continuar después de un breve descanso.
Al finalizar el descanso se encontraron con una gran mansión con pinta de llevar allí un par de siglos abandonada, pero tenía una luz encendida, decidieron entrar a la tan misteriosa mansión allí conocieron a un extraño hombre que se hizo llamar el dueño de la línea temporal, cuando Alfonso miró la habitación mientras que ese extravagante hombre hablaba empezó a padecer una patología mental llamada síndrome de Sthendal, empezó a sudar, a marearse y a sufrir alucinaciones era todo muy raro tenía pitidos en los oídos todo estaba boca abajo al darse cuenta de este efecto los demás empezaron a parecerlo, todo se desvaneció y de repente vieron al equipo enemigo estaban todos dormidos, y todo había sido un sueño aunque muy real, entonces decidieron comprobar con un tradicional y fiable método para saber si estaban en un sueño u alucinación, estaban por suerte en uno y al despertar Alexandre vio que se encontraba en medio de LA pista de esquí, en un círculo con sus amigos y familiares, todos preocupados ya que lo que había ocurrido era que se había caído y dado un golpe en la cabeza. Por suerte empezó a recuperarse y pudieron seguir el día felizmente en la nieve.