LA LEYENDA DE LOS DUENDES DE ESPOT


Autor: CLA

Fecha publicación: 18/03/2022

Relato

LA LEYENDA DE LOS DUENDES DE ESPOT
Cuenta la leyenda que en el bonito y maravilloso pueblo de Espot, allá por el siglo IX, habitaban dos tipos de seres: los humanos y los maravillosos, simpáticos y diminutos duendes.

Durante años convivieron en paz y armonía, pero un día los humanos empezaron a pensar que los duendes eran malos y empezaron a echarlos del pueblo.

Huyendo de los humanos, fueron a “Los Encantados”, al bosque y al lago San Mauricio. Durante siglos esta historia se ha transmitido de padres a hijos y de abuelos a nietos. Tanto se ha contado que hoy en día ya nadie cree que la historia sea verdad y todo el mundo piensa que es solo una leyenda.

¿Todos? No, todos no. Sigue habiendo por lo menos tres niños: Elena, Ángela y Claudio que siguen creyendo en los duendecillos de Espot. Cada día, después del cole, salían al bosque a buscar a los duendes o algo que les diera una pista de su existencia.

Un día mientras buscaban se les hizo de noche. El bosque se puso cada vez más oscuro, hacía frío y para colmo empezó a llover.
Los niños encontraron una cueva donde resguardarse y pasar la noche. Como no tenían comida, se acurrucaron en la cueva a dormir, pensando que por la mañana podrían volver fácilmente al bonito y maravilloso pueblo de Espot.

Al amanecer, los niños despertaron y descubrieron asombrados que ya no estaban en la cueva, sino que se encontraban en un frondoso bosque con hermosas flores y rodeados de muchísimos seres diminutos, maravillosos y encantadores.

Claudio dijo que estaban en el bonito bosque de Espot. ¡Lo sabían! Los duendes existen y por fin los habían encontrado. Los duendes ayudaron a los tres amigos a salir del bosque y volver al pueblo.
Sus padres, familiares y amigos se pusieron muy contentos de volverlos a ver. Para proteger a los duendes no contaron nada del bosque y solo contaron que habían pasado la noche en la cueva. Desde ese día los tres niños y los duendes se hicieron amigos y cada tarde, después del colegio, iban a visitarlos y a jugar con ellos.
Un día los duendes les contaron la verdadera historia. Les dijeron cómo ayudaban al pueblo de Espot. Cuidaban de la vegetación, ayudaban a la naturaleza, protegían a los animales, como a los urogallos o los quebrantahuesos. También indicaban a las vacas dónde pastar la mejor hierba para dar la mejor leche. Los niños escuchaban alucinados y apreciaban aún más la amistad que tenían con ellos.

Pero una tarde, cuando los niños salieron a jugar con los duendecillos, un adulto los siguió y descubrió su secreto. Bajó corriendo al pueblo a contárselo a todos.
Atemorizados, pensando que la leyenda de la maldad de los duendes era real, el pueblo se organizó para ir a expulsar definitivamente a los duendes. Dispuestos incluso a acabar con ellos si era necesario. Solo la valentía de los tres amigos podría ahora salvar a sus nuevos amigos. Se interpusieron sin dudar entre los humanos y los duendes y evitaron su expulsión.

Les mostraron a los mayores toda la verdad acerca de los duendes y cómo desde lo oculto cuidan a todos los habitantes de su bonito pueblo. Les explicaron la importancia de estos maravillosos seres, para que Espot haya sido desde siempre el pueblo tan bonito y maravilloso como hoy lo conocemos.