Amarillo, el pequeño urogallo.


Autor: Sakura

Fecha publicación: 09/03/2022

Relato

Amarillo, el pequeño urogallo
Inspirado en el cuento anónimo infantil "El gallo de boda".
Había una vez un pollito que se llamaba Amarillo y era de color rojo. Tenía una mamá
gallina de nombre Lila que lucía por sus plumas de un brillante color naranja y un papá
urogallo con la cola azul negruzca, al que conocían todos como Don Verdoso en el
parque de Aigüestortes, donde vivían en una humilde granja.
El pollito rojo tenía un hermano menor: Marrón, este se veía gris oscuro desde la cola
hasta el pico. El menor de la familia era realmente horrible, su color daba la sensación
de estar cubierto de polvo y telarañas. La fealdad que lo caracterizaba provocaba que
sintiera envidia de su hermano y con el tiempo, se convirtió en el clásico animalito
villano que vemos en las películas, especialista en conspiraciones y fechorías.
Al llegar la época de muda para Amarillo, en lugar de acentuar su color, comenzaron a
salirle unas pequeñas plumillas tornasoles. Eran muy parecidas a las de los Pavos
Reales, pero no tenían nada que ver con los colores de su familia. Como era de esperar,
al ver la novedad, el hermano no perdió oportunidad para inventar historias falsas y
envenenar la mente de su hermano mayor:
- Buaajaja, pareces cabaretero con esos colorines. A ver si te pasa como a Patico Feo y
resulta que ni siquiera eres urogallo. Jajajajaa
El avergonzado animalito, no perdió tiempo y decidió aprovechar la celebración de la
boda de su tío Perico, porque toda la granja estaría entretenida, para escaparse y
descubrir algo al respecto. Lo que no imaginó fue que su papá, escuchó a esconcidas
parte de la conversación y supo que debía tomar cartas en el asunto.
Al día siguiente, cuando la boda hubo comenzado, el pollito se marchó para investigar.
Sospechaba que su madre Lila, en el pasado, había cometido ultraje con algún pavo real.
Si él nació fruto de un amor infiel, esto explicaría su plumaje. Quizás Don Gallo
Verdoso, lo había recogido en un basurero, socorriéndolo de algún zorro hambriento.
Imaginó a su padre ensuciando sus patas y magníficas plumas, para poder salvar un
inocente huevito, del que nacería él.
Amarillo desesperado ante tanta duda fue directo a preguntarle a la hierba que crece
alrededor del río Escrita, que es muy arrastrada y chismosa:
—Hierba, mira mis plumas y dime si las reconoces. ¿Las has visto en algún ave de
Espot?
A lo que la hierba, que estaba mustia, malhumorada y falta de agua respondió:
—¿Quién ha visto un pollo chismoso? No voy a ayudarte.
El pobre pollito se entristeció mucho, pero como era fuerte de corazón y tenía el espíritu
de un león, no se dio por vencido y siguió a buscar al chivo:
—Chivo, cómete a la hierva, que no quiere decirme si reconoce mis plumas en otra ave.
—Beee, no tengo hambre, ya comí.
—Entonces hazle popó encima.
—Beee. Que insistente eres, no tengo ganas.
El pollito no se daría por vencido fácilmente, así que se dirigió a donde estaba el perro
muy esperanzado:
—Perro, por favor, muerde duro al chivo, que no quiere comerse la hierba, que no
quiere contarme si ha visto mis plumas en otra ave. Embúllate, que la carne de chivo es
cara y el amo no te da esos lujos.
El perro, que de tonto no tiene un pelo, lo mira y le responde:
—Jau jau. Si muerdo al chivo el dueño me mata. Pero si te como a ti, nadie se entera.
Mejor vete rápido que si lo pienso dos veces...
Amarillo se mandó a correr asustado y pensando a quién más recurrir, en ese momento
encontró una rama roñosa y reseca de un viejo árbol muy sabio. De un pequeño salto,
subió encima de ella y sin pensarlo le dijo el mismo discurso:
—Rama, pégale al perro, que no quiere morder al chivo, que se niega a comer hierba,
que no quiere decirme si conoce algún ave con estas plumas que me están saliendo.
La rama lentamente, con calma y parsimonia le respondió:
—Polluelo rojo, yo era la más alta de este árbol fuerte y hermoso que ves al lado. Un día
un águila se posó en mí e hizo nido justo en el extremo. Pude ver nacer, alimentarse y
crecer a los pichones. Estuve orgullosa de sostenerla a ella y sus crías durante meses.
No me importó la suciedad que me dejaron pegada y fui feliz cuando aprendieron a
volar. Nunca imaginé que se marcharían y me olvidarían. Ellos emigraron, pero el daño
que provocaron fue irreversible. La soledad y la tristeza causaron que me secara hasta
caer al suelo. Ahora comprendo que le di importancia a algo insignificante.
El trozo de roble, hizo una breve pausa y continuó:
—Con los años aprenderás que las cosas más sencillas pueden convertirse en huracanes
si les dedicamos más mérito del merecido. ¿Qué resolverás descubriendo el origen de
tus nuevas plumas? ¿Querrás de manera distinta a tus padres? ¿Serás mejor urogallo en
el futuro? o... ¿Tendrás sabor diferente en un guiso? No busques respuestas a temas
innecesarios, si tanto te molestan, arráncalas cada mañana y olvídalas. Creo que estás
dispuesto a llegar al Sol para encontrar la respuesta, pero al final no podrás evitar la
muda. Y dicho esto, no voy a pegarle al perro, ni a nadie.
El inocente parvulito agradeció el consejo y después de un rato en el lago San Mauricio
meditando, dió media vuelta y regresó a su rancho.
A penas llegó se le acercó papá:
—Mi querido, veo que han comenzado a brotar tus plumas de gallo adulto. A mí me
ocurrió igual, pasé al menos por tres colores, antes de brillar con esta cola inmensa. El
camino a la adultez lleva tiempo y los cambios ocurren lentamente. Estoy seguro que un
día lucirás radiante, igual que yo.
Pollito Amarillo se sintió feliz y satisfecho al creer, que todos los temores e intrigas
habían sido producto de los celos y la imaginación de su hermano. Los cambios en sus
plumas eran propios de la edad y de algo llamado pubertad. Se fue a disfrutar de la boda
de su tío favorito y jamás volvió a pensar en este asunto.
Por su parte, el gallo Malayo, que estaba al tanto de todo porque era el mejor amigo de
Don Verdoso, se acercó a este y en voz baja susurró:
—Que suerte que lograste sacarlo de la duda sin levantar sospechas. Hiciste bien en
contratar esa vieja rama en el camino, si llegara a descubrir la verdad, no me imagino
¿qué habría pasado?